no le saca la vuelta a la ley

Misión constitucional de las Fuerzas Armadas del Perú (4ª parte)

Publicado: 2011-03-29

Resulta también interesante el análisis que realiza Raúl Sohr, con respecto a América Latina: “Latinoamérica es una zona de paz… la ausencia de conflictos armados formales entre los Estados, sin embargo, no ha significado ausencia de tensiones fronterizas o escaramuzas focalizadas. Todos los ejércitos de la región tienen por Misión Explícita la defensa de la integridad territorial y la soberanía. En esta esfera las hipótesis de guerra se reducen a choques limitados por la posición de territorios determinados. La vastedad geográfica de los países sudamericanos imposibilita una defensa activa de las fronteras... En caso de hostilidades, la ampliación del frente es posible, pues un país tiene la opción de contraatacar en un punto distante del que fue atacado para hacerse de territorio menos defendido, para negociar la devolución de lo perdido. Aún así se trataría de una guerra breve, que obligaría a los contrincantes sentarse en torno a una mesa negociadora. No existen en América Latina bases para un escenario de guerra totales… Con todo, parece natural que ningún país quiera depender de la buena voluntad internacional para defender lo que le pertenece. Por ello, pese a lo remoto que resulta la hipótesis de un conflicto, los gobiernos toman algunas providencias en el campo militar. Para esta eventualidad, lo más  conveniente es contar con FFAA de buen nivel, profesionales, de gran movilidad, para alcanzar con celeridad los puntos de fricción fronterizos…”

Sohr, agrega que existe: “…la posibilidad de fricciones e incluso de un choque violento con un país industrializado… Un país de desarrollo mediano, no podría enfrentar con éxito la tecnología de punta… En el supuesto de que alguna potencia hegemónica desee invadir un país, la única defensa eficaz para los defensores es la ‘guerra popular’, que supondría gran cohesión nacional y una conducción políticamente muy legitimada… existen otras y muy postmodernas hipótesis de tensión que podrían derivar en conflictos, enmarcados en los llamados desafíos de la globalización”. Estos desafíos según Sohr podrían ser la pérdida de soberanía de un Estado en regiones del país que ocasionen daños que transciendan sus fronteras, inmigración masiva extraregional, desordenada o no, hacia zonas poco habitadas o de baja densidad poblacional como Sudamérica, control o dominio de fuentes de agua dulce como la Amazonía, contaminación ambiental transfronteriza, entre otras.

Todo ello no hace sino resaltar la justificación de la existencia de las FFAA en Perú y de la necesidad de una “misión constitucional”. A manera de ilustración se presenta en el “Atlas comparativo de la Defensa en América Latina” (2005) de la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (RESDAL), un resumen de la Misión de las FFAA en 16 países latinoamericanos (ingresar al enlace).

En conclusión, la existencia de una "misión constitucional de las FFAA", está plenamente justificada, y las reformas constitucionales que tiendan a no incluirlas, minimizarlas o deformarlas, no tendrían ningún sustento jurídico, histórico, social, internacional, geopolítico y hasta económico. Pues como se señaló anteriormente, ni las legítimas aspiraciones humanistas de pacifistas que propugnan la desmilitarización, ni las tendencias neoliberales sosteniendo que en un mundo global de economía sin fronteras hacen innecesarias las fuerzas militares, ni posturas integracionistas para sólo constituir fuerzas multinacionales; han podido imponer sus intenciones, ante la evidencia de los peligros que se ciernen sobre las sociedades y el incremento de nuevas amenazas.

La realidad es que las FFAA son necesarias y fundamentales para cualquier Estado-Nación, mientras esta figura subsista. No son organizaciones que se crean sólo cuando se perciben amenazas y se desmantelan cuando éstas supuestamente desaparecen. Son, un elemento permanente del Estado y no sólo un instrumento de guerra, pero si un instrumento que se puede utilizar para el bien o para el mal, para la paz o para la guerra, para la defensa o para la agresión, pero en sí mismas son neutras. Intentar prescindir del instrumento por la eventualidad de su mal uso en el pasado o en el futuro, por algún gobernante de turno, no tendría ningún sentido porque otra organización armada ocuparía su lugar.

¿Cuál sería, entonces, la misión constitucional de las FFAA de Perú? Permítaseme ensayar una propuesta: "Preparar la fuerza para garantizar la independencia y la soberanía nacional, la preservación de la integridad territorial y la salvaguarda de los intereses nacionales en el ámbito de su competencia. Asumir el control del orden interno de acuerdo a la Constitución y la Ley. Participar en la Defensa Civil y el desarrollo socio-económico según la Ley. Y, poseer capacidades para actuar en el contexto internacional y en operaciones de paz fuera del territorio nacional con autorización del Parlamento".

Esta propuesta de misión constitucional, puede estar en un sólo artículo de la Constitución o estar incluída en varios, de acuerdo a las técnicas de elaboración de textos constitucionales. De esta misión, como habrá percibido el lector, se pueden desprender varios elementos que constituirían sus roles. Sobre ellos escribiré y analizaré en posteriores artículos.


Escrito por


Publicado en

Andrés Acosta

General del Ejército Peruano en retiro